Return to Headlines

November's Nurse's Note-American Diabetes Month

 

diabetes image

 

 

Type 2 Diabetes: What Is It?
The diagnosis of type 2 diabetes is becoming more common in U.S. kids and teens, especially in those who are overweight. Some studies report that between 8% and 45% of children who've been newly diagnosed with diabetes have the form known as type 2.

Diabetes is a chronic condition that needs close attention, but with some practical knowledge, you can become your child's most important partner in learning to live with the disease.

About Diabetes
Diabetes is a disease that affects how the body uses glucose, the main type of sugar in the blood.

Our bodies break down the foods we eat into glucose and other nutrients needed to fuel body functions, which are then absorbed into the bloodstream from the gastrointestinal tract. The glucose level in the blood rises after a meal and triggers the pancreas to make the hormone insulin and release it into the bloodstream. But in people with diabetes, the body either can't make or can't respond to insulin properly.

Insulin works like a key that opens the doors to cells and allows the glucose in. Without insulin, glucose can't get into the cells (the doors are "locked" and there is no key) and so it stays in the bloodstream. As a result, the level of sugar in the blood remains higher than normal. High blood sugar levels are a problem because they can cause a number of symptoms and health problems.

About Type 2 Diabetes
The two types of diabetes are type 1 and type 2. Both cause blood sugar levels to become higher than normal but do so in different ways.

Type 1 diabetes (formerly called insulin-dependent diabetes or juvenile diabetes) happens when the immune system attacks and destroys the cells of the pancreas that produce insulin. Kids with type 1 diabetes need insulin to help keep their blood sugar levels within a normal range.

Type 2 diabetes (formerly called non-insulin-dependent diabetes) is different. Unlike someone with type 1 diabetes, a person with type 2 diabetes still produces insulin but the body doesn't respond to it normally. Glucose is less able to enter the cells and do its job of supplying energy (this is called insulin resistance). This causes the blood sugar level to rise, making the pancreas produce even more insulin. Eventually, the pancreas can wear out from working overtime to produce extra insulin and may no longer be able to produce enough insulin to keep blood sugar levels normal.

People with insulin resistance may or may not develop type 2 diabetes — it all depends on whether the pancreas can produce enough insulin to keep blood sugar levels normal. Repeatedly high blood sugar levels are a sign that a person has developed diabetes.

Kids and teens with type 2 diabetes use diet, exercise, and medicines that improve the body's response to insulin to control their blood sugar levels. Some may need to take insulin shots or use an insulin pump, too.

Who Gets Type 2 Diabetes?
Although no one knows for sure what causes type 2 diabetes, there seems to be a genetic risk. In fact, it's estimated that 45% to 80% of affected kids have at least one parent with diabetes and may have a significant family history of the disease. In some cases, a parent may be diagnosed with type 2 diabetes at the same time as the child.

Most people who develop type 2 diabetes are overweight. Excess fat makes it harder for the cells to respond to insulin. And being inactive further reduces the body's ability to respond to insulin. In the past, doctors called this type of diabetes adult-onset diabetes because it almost exclusively affected overweight adults. Today, that description is no longer accurate. More kids and teens are being diagnosed with type 2 diabetes, probably because more kids and teens are overweight.

Certain ethnic groups also tend to be more prone to developing type 2 diabetes, including people of Native American, African American, Hispanic/Latino, or Asian/Pacific Island descent. Also, kids in puberty are more likely to develop the disease than younger kids, probably because of normal rises in hormone levels that can cause insulin resistance during this stage of rapid growth and physical development.

Signs and Symptoms
The symptoms of type 2 diabetes aren't always obvious and they can take a long time to develop. Sometimes, there are no symptoms. It's important to remember that not everyone with insulin resistance or type 2 diabetes develops these warning signs, and not everyone who has these symptoms necessarily has type 2 diabetes.

But kids or teens who develop type 2 diabetes may:

Urinate frequently. The kidneys respond to high levels of glucose in the blood by flushing out the extra glucose in urine (pee). Kids with high blood sugar levels need to urinate more frequently and in larger volumes.
Drink a lot of liquids. Because they're peeing so often and losing so much fluid, they can become very thirsty and drink a lot in an attempt to keep the levels of body water normal.
Feel tired often. This is because the body can't use glucose for energy properly.
Complications of Diabetes
Sometimes, kids and teens with type 2 diabetes, insulin resistance, or obesity might develop thick, dark, velvet-like skin around the neck, armpits, groin, between fingers and toes, or on elbows and knees — a cosmetic skin condition called acanthosis nigricans.

Polycystic ovary syndrome (PCOS) in girls is also often associated with insulin resistance. PCOS is a hormone problem that can cause the ovaries to become enlarged and develop cysts (fluid-filled sacs). Girls with PCOS often have irregular periods, might stop having periods altogether, and may develop excess facial and body hair growth. PCOS also can cause fertility problems.

People with insulin resistance or type 2 diabetes are also more likely to develop hypertension (high blood pressure) or abnormal levels of blood fats (cholesterol and triglycerides). When these problems cluster together, doctors call this metabolic syndrome. People with metabolic syndrome have a greater risk of developing heart disease, stroke, and other health problems.

Diabetes also can cause long-term complications, including heart disease, stroke, eye problems, kidney disease, nerve damage, and gum disease. While these problems don't usually show up in kids or teens who've had type 2 diabetes for only a few years, they can affect them in adulthood, particularly in those whose diabetes hasn't been well controlled.

Doctors can determine if a person has diabetes by testing blood samples for glucose. Even if a child or teen doesn't have any symptoms of type 2 diabetes, doctors might do blood tests to check for it in kids who are more likely to get it — like those who are overweight.

If you think your child has symptoms of diabetes, talk to your doctor, who may refer you to a pediatric endocrinologist, a doctor who specializes in the diagnosis and treatment of diseases of the endocrine system (such as diabetes and growth disorders) in kids.

Living With Type 2 Diabetes
Kids or teens with type 2 diabetes may need to:

Eat a healthy diet to help achieve a normal body weight while getting the nutrients needed to grow and develop. Doctors may recommend a low-salt or low-fat diet, especially if they have conditions such as high blood pressure or abnormal blood fat levels.
Participate in physical activity regularly. Exercise helps increase the body's response to insulin, and it helps the body burn more calories, which can promote the loss of excess body fat.
Get to and maintain a normal body weight.
Monitor blood sugar levels regularly.
Take insulin or other medicines that help the body respond to insulin more effectively.
Work closely with their doctors and diabetes health care team to get the best possible diabetes control.
Be monitored for signs of complications and other health problems that can affect people with type 2 diabetes.
Living with diabetes is a challenge for anyone, but kids and teens often have special issues to deal with. Young kids might not understand why blood testing and medicines are necessary. They might be scared, angry, and uncooperative.

Teens may feel different from their peers and want a more spontaneous lifestyle than their diabetes allows. Even when they faithfully follow their treatment schedule, they might feel frustrated if the natural body changes of puberty make their diabetes somewhat harder to control.

Having a child with diabetes may seem overwhelming at times, but you're not alone. Your child's diabetes care team is not only a great resource for dealing with medical issues, but also for supporting and helping you and your child.

What's New in the Treatment of Type 2 Diabetes?
Doctors and researchers are developing new equipment and treatments to help kids deal with the special problems of growing up with diabetes.

Some kids and teens already use new devices that make blood glucose testing and insulin injections easier and more effective. One of these is the insulin pump, a mechanical device that can be programmed to deliver insulin more like the pancreas does.

Researchers are also testing ways to stop diabetes before it starts. For example, scientists are studying whether diabetes can be prevented in those who may have inherited an increased risk for the disease.

Until scientists have perfected ways to better treat and possibly even prevent or cure diabetes, parents can help their kids lead happier, healthier lives by giving constant encouragement, learning all they can about the disease, and making sure their kids eat properly, exercise, and stay on top of glucose levels every day. This will help their kids do all the things that other kids do, while helping them grow up to be healthy, well-adjusted, productive adults.

 

 

 

deabetes  

 

Diabetes tipo 2: ¿Qué es?
El diagnóstico de la diabetes tipo 2 es cada vez más común en niños y adolescentes xestadounidenses, especialmente en quienes son obesos. Algunos estudios muestran que entre el 8 y 45% de los niños que han sido recientemente diagnosticados con diabetes tienen el tipo conocido como 2, dependiendo de la situación geográfica y el grupo racial/étnico.

La diabetes es una condición crónica que necesita atención cuidadosa, pero con algo de conocimiento práctico, usted puede hacer que su hijo sea su aliado más importante para aprender a vivir con la enfermedad.

 

¿Qué es la diabetes?
La diabetes es una enfermedad que afecta el modo en que el cuerpo humano usa la glucosa, forma principal de azúcar en la sangre. La glucosa proviene de los alimentos que consumimos y es la mayor fuente de energía necesaria para desarrollar las funciones del cuerpo humano.

Después de que usted consume una comida, su organismo desmenuza los alimentos y los transforma en glucosa y otros nutrientes que son absorbidos en el flujo sanguíneo desde el tracto gastrointestinal. El nivel de glucosaen la sangre sube después de una comida y pone en funcionamiento al páncreas que genera la hormona insulina y la libera en el flujo sanguíneo. Pero en las personas con diabetes, el cuerpo está impedido de producir o reaccionar a la insulina adecuadamente.

La insulina trabaja como una llave que abre las puertas de las células y permite el ingreso de la glucosa. Sin la insulina, la glucosa no puede llegar hasta las células (las puertas permanecen "cerradas" y no hay una llave para abrirlas) de manera que se queda en el flujo  sanguíneo. Como resultado, el nivel de azúcar en la sangre alcanza niveles más altos que lo normal. Los niveles elevados de azúcar representan un problema porque pueden provocar varias complicaciones de salud.

¿Qué es la diabetes tipo 2?
Existen dos principales tipos de diabetes: tipo 1 y tipo 2. Ambos, el tipo 1 y el tipo 2 de diabetes, hacen que los niveles de azúcar sean más elevados de lo normal. Sin embargo, ambos pueden provocar ese efecto de distintas maneras.

La diabetes tipo 1 (antiguamente denominada diabetes insulino-dependiente o diabetes juvenil) se manifiesta cuando el propio sistema de inmunidad de la persona ataca y destruye las células del páncreas que producen insulina. Los niños con diabetes tipo 1 necesitan insulina para poder mantener los niveles de azúcar en la sangre dentro de un promedio normal.

La diabetes tipo 2 (antiguamente denominada diabetes no dependiente de insulina) es diferente. En contraste con alguien que tiene diabetes de tipo 1, el cuerpo de una persona con diabetes tipo 2 aún produce insulina. Pero el organismo no responde a la insulina normalmente.

La glucosa tiene menos capacidad para ingresar a las células y cumplir con su misión de suministrar energía (los médicos denominan esta condición como resistencia a la insulina). Esto causa la elevación del nivel de azúcar y obliga al páncreas a producir aún más insulina. Eventualmente, el páncreas puede colapsar por el esfuerzo extraordinario de producir insulina extra. Entonces, el páncreas posiblemente ya no tendrá la capacidad para producir suficiente insulina y mantener los niveles de azúcar dentro de lo normal.

Las personas con resistencia a la insulina pueden adquirir o no diabetes tipo 2: todo depende de la capacidad del páncreas de producir suficiente insulina para mantener los niveles normales de azúcar en la sangre. Generalmente, los niveles elevados de azúcar en la sangre son una señal de que la persona adquirió diabetes.

Los niños y los adolescentes con diabetes 2 recurren a la dieta, el ejercicio y las medicinas que mejoran la respuesta del cuerpo humano a la insulina para controlar sus niveles de azúcar en la sangre. A veces los niños y los adolescentes con diabetes 2 pueden también necesitar administrarse inyecciones de insulina o utilizar una bomba de insulina.

¿Quien adquiere diabetes tipo 2?
Aunque nadie sabe con certeza cuales son las causas de la diabetes tipo 2, aparentemente existe un componente genético en su formación. En efecto, se estima que entre 45 a 80% de los niños con diabetes tipo 2 tienen por lo menos a un progenitor con diabetes además de una significativa historia familiar relacionada con esa enfermedad.

En algunos casos, un progenitor puede ser diagnosticado con diabetes 2 al mismo tiempo que su hijo o hija.

La mayoría de los niños y adultos que adquieren diabetes tipo 2 son obesos. El exceso de grasa dificulta más la respuesta de las células a la insulina. Y el sedentarismo reduce aún más la capacidad del cuerpo humano para responder a la insulina. En el pasado, los médicos denominaban a esta enfermedad como diabetes de los adultos porque casi exclusivamente afecta a personas mayores con sobrepeso. Hoy en día, esa descripción ya no es acertada. Más niños y adolescentes son diagnosticados con diabetes tipo 2, probablemente porque más niños y adolescentes son obesos.

Algunos grupos étnicos muestran una mayor tendencia a desarrollar diabetes 2, inclusive descendientes de indios americanos, afro-americanos, hispano/latinos o asiáticos e insulares del Pacífico.

Igualmente, los niños que alcanzaron la pubertad tienen una mayor tendencia a desarrollar la enfermedad que los impúberes, probablemente debido al crecimiento normal de los niveles de hormonas que pueden provocar resistencia a la insulina durante este periodo de rápido crecimiento y desarrollo físico.

¿Cuales son los signos y síntomas de la diabetes tipo 2?
Los síntomas de la diabetes tipo 2 no siempre son evidentes y pueden tardar mucho en desarrollarse. A veces, no se presentan síntomas. Es importante recordar que no todas las personas con resistencia a la insulina o diabetes tipo 2 manifiestan estos signos de advertencia, y que no todos los que tienen estos síntomas necesariamente padecen de diabetes tipo 2.

Pero cuando un niño o un adolescente adquiere diabetes tipo 2, probablemente:

orina con frecuencia. Los riñones responden a niveles altos de glucosa en el flujo sanguíneo desechando la glucosa sobrante en la orina. Un niño con altos niveles de azúcar necesita a orinar con más frecuencia y en volúmenes mayores;
consume muchos líquidos. Debido a que el niño orina con tanta frecuencia y pierde demasiados líquidos, sentirá mucha sed. Toma muchos líquidos en un afán por mantener un nivel normal de agua para el organismo humano;
a menudo se siente cansado porque el cuerpo no puede convertir adecuadamente la glucosa en energía.
A veces, los niños y los adolescentes con diabetes tipo 2, resistencia a la insulina, u obesidad, pueden también presentar areas de piel engrosada, oscura, como terciopelo alrededor del cuello, las axilas, dedos del pie o en los codos y las rodillas: una condición cosmética de la piel denominada acantosis nigricans.

El síndrome de ovario poliquístico (SOP o SOPQ, por sus siglas en inglés) en niñas es también frecuentemente asociado con la resistencia a la insulina. El SOP es una anomalía hormonal que puede provocar el agrandamiento de los ovarios que desarrollan unos sacos rellenos de fluidos denominados quistes. Las niñas con esa condición a menudo tienen periodos irregulares o directamente dejan de tener los periodos, y tienen más tendencia al crecimiento excesivo de pelo en el rostro y en el cuerpo. El SOP también puede generar problemas de fertilidad.

Los niños y adolescentes con resistencia a la insulina o diabetes de tipo 2 también muestran una mayor probabilidad de adquirir hipertensión (presión sanguínea alta) o niveles anormales de grasa en la sangre (colesterol y triglicéridos). Los médicos caracterizan como síndrome metabólico la manifestación coincidente de esos problemas en una persona.

La diabetes también puede causar complicaciones a largo plazo en algunas personas, incluso enfermedades del corazón, apoplejía, problemas en la visión y afecciones del riñón. La diabetes también puede causar otros problemas en los vasos sanguíneos, los nervios y las encías. Estos problemas no se manifiestan generalmente en niños o adolescentes con diabetes tipo 2 que han tenido la enfermedad solamente por algunos años. Sin embargo, pueden ocurrir en la edad adulta en algunas personas con diabetes, especialmente, si esa condición no fue controlada apropiadamente.

Los médicos pueden determinar si una persona tiene diabetes por medio de una prueba de glucosa en muestras de sangre. Incluso si un niño o un adolescente no tiene los síntomas de la diabetes tipo 2, los doctores pueden ordenar exámenes de sangre para verificar su existencia en niños propensos a tener esa enfermedad, por ejemplo los niños que son obesos.

Si usted piensa que su hijo tiene síntomas de diabetes, hable con su médico, quien puede enviar a su hijo a un endocrinólogo pediatra, médico que se especializa en el diagnóstico y tratamiento de niños con enfermedades del sistema endocrino, como la diabetes y los desórdenes de crecimiento.

Vivir con diabetes tipo 2
Un niño o adolescente con diabetes tipo 2 probablemente necesite:

alimentarse con una dieta saludable para conseguir un peso normal y al mismo tiempo obtener los nutrientes necesarios para crecer y desarrollarse. Los médicos probablemente recomendarán una dieta con poca sal y grasas, especialmente si el niño muestra alta presión sanguínea alta o niveles anormales de grasa en la sangre;
participar en actividades físicas con regularidad. El ejercicio ayuda a mejorar la respuesta del cuerpo humano a la insulina y a quemar más colorías, lo que puede facilitar la eliminación del exceso de grasa en el cuerpo;
conseguir y mantener un peso normal;
controlar regularmente los niveles de azúcar en la sangre;
recibir insulina u otros medicamentos que ayuden al cuerpo a responder a la insulina más efectivamente;
trabajar de cerca con sus médicos y su equipo de control de diabetes para conseguir el mejor control posible de la enfermedad, y detectar los signos de las complicaciones de la diabetes y otros problemas de salud que se manifiestan con más frecuencia en niños con diabetes tipo 2.
Vivir con diabetes es un desafío, no importa cual sea la edad del niño, pero los niños pequeños y adolescentes, a menudo tienen asuntos especiales que atender. Los infantes tal vez no entiendan por qué son necesarias las muestras de sangre y las inyecciones de insulina. Pueden asustarse, enojarse y negarse a cooperar.

Los adolescentes pueden sentirse diferentes con respecto a otros adolescentes y tal vez anhelen experimentar un estilo de vida más espontáneo que el permitido por la diabetes. Incluso cuando siguen a conciencia el horario de su tratamiento, los adolescentes con diabetes pueden sentirse frustrados si los cambios corporales durante la pubertad dificultan aún más el control de la diabetes.

Tener un hijo con diabetes puede ser abrumador a veces, pero usted no está solo, o sola. Su equipo de vigilancia de la diabetes no es solo una gran ayuda para atender los asuntos médicos, sino también para respaldar y ayudar a usted y a su niño a adaptarse a vivir con diabetes.

¿Cuales son los últimos avances en el tratamiento de la diabetes tipo 2?
Médicos e investigadores están desarrollando nuevos equipos y tratamientos para ayudar a los niños a lidiar con los problemas característicos de crecer con diabetes.

Algunos niños y adolescentes ya están utilizando nuevos aparatos que hacen que las muestras de glucosa sanguínea y las inyecciones de insulina sean más fáciles y efectivas.

Uno de esos aparatos es la bomba de insulina, un artefacto mecánico que puede ser programado para proveer insulina de una manera parecida a como lo hace el páncreas.

Los investigadores también están probando métodos para detener la diabetes antes de su comienzo. Por ejemplo, los científicos están estudiando si la diabetes puede ser prevenida en personas que hubieran heredado un alto riesgo de adquirir la enfermedad.

Mientras los científicos perfeccionen mejores métodos de tratamiento o incluso de prevención o cura de la diabetes, los padres pueden contribuir a que sus hijos vivan vidas más felices y saludables proporcionándoles aliento constante, preparándolos con información acerca de la diabetes y asegurándose que los niños se alimenten adecuadamente, hagan ejercicio y mantengan al día su control de azúcar en la sangre. Haciendo esto permitirá que los niños participen de todas las actividades del resto de los niños, permitiéndoles crecer y convertirse en adultos saludables, bien adaptados y productivos.